El déficit de vitamina D es la deficiencia nutricional más común en todo el mundo y la condición médica más frecuente, afectando al menos a un billón de personas. Un 75% de los americanos son deficitarios en esta vitamina. Como veremos más adelante, un nivel insuficiente de VitD se asocia a un riesgo aumentado de numerosas enfermedades.

Más que una vitamina, el comportamiento de la VitD es el propio de una  hormona: se sintetiza en nuestro organismo y despliega sus acciones sobre tejidos cercanos y distantes, traspasando membranas plasmáticas,  influyendo en vías metabólicas, funciones celulares y en la expresión de genes.

Hace unos meses me empapé de VitD leyendo y escuchando a varios expertos, especialmente al Dr. Michael Holick, y de ellos surge la información aquí presentada.

¿Cómo se forma la VitD?

El proceso de formación se inicia cuando la porción UVB de los rayos solares incide sobre la piel y transforman la Provitamina D3 (7-dehidrocolesterol) en Vitamina D3 (colecalciferol), la cual sale a la sangre.

En el hígado la Vitamina D3 se convierte en 25-Vitamina D (calcidiol), que es la forma más común y la que se muestra en las analíticas. Los riñones captarán esa 25-Vitamina D y la activarán a 1,25-Vitamina D, liberando a la sangre la forma activa de la molécula.

Hace poco se descubrió que no solo los riñones crean la forma activa de 1,25-Vitamina D. Prácticamente todas las células humanas (colon, pulmones, cerebro, piel, próstata, células inmunes y glándulas mamarias y tiroidea) poseen receptores de 25-VitD y la activan a 1,25-VitD para usarla dentro de ellas. Así, podemos entender que juega un papel relevante en el organismo. ¿Por qué si no existirían estos receptores tras millones de años de evolución?

Eso sí, no todos sintetizamos la VitD con la misma eficiencia. Existen factores extrínsecos e intrínsecos que van a modificar la síntesis tras una exposición solar determinada.

  • Los mayores presentan dificultades para sintetizar VitD.
  • Obligación de llevar la piel tapada en ciertas culturas.
  • Con la piel más oscura, es más difícil sintetizar VitD. Un africano necesita más tiempo de exposición solar que un caucásico.
  • Algo de aporte se logra con la alimentación.
  • Drogas o medicinas que interfieren en síntesis.
  • Los obesos presentan mayor riesgo de déficit.
  • Enfermedad hepática, renal o intestinal.
  • Localización geográfica. Más lejos del ecuador se sintetiza menos VitD.
  • Estación. Menor síntesis en invierno que en verano.
  • Hora del día. Mayor síntesis en horas centrales del día.
  • Más intensidad de UV en altitud.
  • Condiciones meteorológicas. Las nubes disminuyen el paso de UVB.
  • Polución. La contaminación también afecta al paso de rayos UV.
¿Y cómo sé si soy deficiente en Vitamina D?

La respuesta más precisa es mediante un análisis de sangre, en el cual se mida la 25-Vitamina D, la más abundante. Contrario a lo que podríamos pensar, no se mide la forma activa 1,25-Vitamina D, sino su precursor. Una vez tenemos un valor, podemos situarnos en el siguiente barómetro.

Podemos diferenciar varios estados:

  • Deficiente <20 nanogramos/ml.
  • Insuficiente 21-29 nanogramos/ml.
  • Suficiente 30-100 nanogramos/ml.
  • Toxicidad >150 nanogramos/ml.

Otro método para tener una idea de si podemos estar en déficit de VitD consiste atender a:

  • Rara vez estoy al sol
  • Llevo protección solar, especialmente en verano o a mediodía.
  • Mi ropa normalmente cubre mis brazos y piernas
  • Vivo por encima de 35º latitud en el hemisferio norte.
  • Vivo por debajo de 35º latitud en el hemisferio sur.
  • No tomo suplemento diario de VitD.
  • No como pescado graso y salvaje 2-3 veces a la semana.
  • No como muchas setas.
  • Soy de piel oscura, descendiente de hispanos o africanos.
  • Tengo más de 60 años.
  • Tengo menos de 20 años.
  • Tengo sobrepeso o exceso de grasa.
  • Dolor tras presión sobre mi esternón y sobre mis tibias.
  • Tengo menos energía y fuerza de lo que debería.
  • Tomo medicación anticonvulsiva o glucocorticoides.
  • Soy celíaco.
  • Tengo enfermedad intestinal.
  • Tengo un bypass gástrico.

Si tu respuesta es afirmativa a varios de estos puntos, es recomendable que te hagas una analítica para corroborar el nivel de VitD.

Resumiendo. Debes conocer la importancia de la VitD en nuestro organismo y las altas tasas de deficiencia e insuficiencia que existen hoy en día. Probablemente deberías salir de dudas sobre tu situación.

Recuerda que la síntesis se inicia fundamentalmente con la luz solar (en la dieta ingerimos poca cantidad) y nuestras vidas actuales se desarrollan en gran medida en interiores.

En el próximo post analizaremos los perjuicios de ser deficiente e insuficiente en VitD. Si tienes alguna duda que te gustaría que resolviera, déjame un comentario e intentaré ayudarte. Y si crees conocer a alguien que esté en riesgo de déficit de VitD, remítele este artículo.