Con este post quiero comenzar una serie de publicaciones proponiendo varios ejercicios para trabajar la movilidad articular.

Hoy toca enfocarnos en la movilidad de la zona dorsal de la columna vertebral y en los hombros.

Un aspecto crítico es asegurarnos de que el movimiento se está produciendo en la zona que queremos. Es frecuente que compensemos la falta de movilidad de una zona con movimientos compensatorios en zonas adyacentes.

En los ejercicios  exponemos a continuación, solemos compensar con movimiento en las regiones lumbares y cervicales. Por tanto, no dejaremos de estar atentos a estas zonas para mantenerlas quietas o poco móviles.

Ejercicio 1.

Rotación y extensión. Siéntate sobre tus pies y separa las rodillas, para que la pelvis y las lumbares queden bloqueadas y se limite su rotación.

 

Ejercicio 2

Extensión sobre foam roller. Cuidar la no extensión lumbar exagerada, realizando una contracción del abdomen anterior.

 

Ejercicio 3

Circunducción de hombros con goma. Mantén los codos rectos y la tensión en la goma. Realiza un círculo alejando la goma todo lo posible, mientras aprietas el abdomen y evitas movimientos lumbares y de la cabeza.

 

Ejercicio 4

Extensión contra banco. Añade la flexión de codos para mejorar de paso la flexibilidad de los tríceps. De nuevo, evita la extensión lumbar exagerada.

 

Estos ejercicios son especialmente útiles para las personas que pasan muchas horas sentadas en oficinas, al volante o en el sofá. Si es tu caso, puedes probar a añadir uno de ellos cada 2 horas, por ejemplo. O quizá dedicar 3 minutos diarios a ellos, antes de tu entrenamiento.

En el próximo post apuntaremos a las caderas y a ejercicios para mejorar su movilidad.

Hasta entonces, muévete.