Hoy cerramos las publicaciones relacionadas con la movilidad articular con este post dedicado a los tobillos.

Debido a la poca exigencia a la que los sometemos, al uso de calzados restrictivos y al frecuente empleo de tacones, mucha gente presenta tobillos restringidos.

A veces es la falta de movilidad de tobillo la causante de movimientos incorrectos o indebidos que provocan lesiones o dolores. Al encontrarse todo el cuerpo sobre ellos, estos problemas pueden darse en rodillas, caderas y columna vertebral.

Cuando realicéis estos ejercicios que os expongo, debéis cuidar que el movimiento se produzca en el tobillo, y no en el pie (hundimiento del puente, por ejemplo). Para ello podemos contraer activamente la planta del pie, como si quisiéramos elevar el arco plantar y acercar los dedos al talón.

Ejercicio 1. Cuida de no levantar los talones.

Ejercicio 2. Como el anterior, pero la goma añadirá estabilidad y permitirá un mayor movimiento.

Ejercicio 3. Estiramiento pasivo de los gemelos.

Ejercicio 4. Estiramiento pasivo de los sóleos.

Ahora es momento de que implementes algunos de estos ejercicios si encuentras que te cuesta moverte en ciertos rangos de movimiento. Empieza por 5 minutos al día, y notarás bastante mejoría.