Un aspecto muy relevante a la hora de entrenar es el calzado utilizado, algo que aquellos que se inician suelen ignorar. Tener buena conexión con el suelo es fundamental para poder ejercer fuerza.

Concretamente para el entrenamiento de fuerza, ¿qué necesitamos? necesitamos dos cosas: estabilidad y transmisión de fuerzas eficiente.

• El calzado que nos aporta estabilidad es aquel que soporta bien el pie, lo sujeta por todas sus partes y evita que se mueva dentro del mismo. Además, la suela debe ser más ancha que el espacio dedicado al pie (ver foto siguiente).


• Para que la fuerza contra el suelo se transmita bien necesitamos una suela rígida, no deformable.

Sabiendo esto, debemos desechar las zapatillas de running porque no cumplen los requisitos. Presentan poca sujeción y mucha amortiguación en su suela, a veces incluso con cámara de aire incluida. Si piensas en ponerte de pie sobre un cojín y saltar lo máximo posible, te darás cuenta de que el cojín disipa parte de la fuerza que ejerces, disminuyendo la altura de tu salto. Hacer una sentadilla o un peso muerto con un calzado de running puede asemejarse, en pequeña escala, a hacer fuerza sobre un cojín.

Evitaremos entonces zapatillas de este tipo. Veamos de cerca lo que ocurre en la suela especialmente.

Podemos apreciar una deformación de la suela, cambiando su grosor. ¿Y a cuáles podemos recurrir?

Este tipo de calzado presenta buen soporte, ayudando a que el pie no se deforme ante carga, y una suela dura y plana, por lo que la transmisión de fuerzas al suelo es mejor.

A veces nos interesa aumentar la movilidad del tobillo de forma artificial, para ejercicios como la sentadilla y los movimientos olímpicos. Esto se logra con las zapatillas con cuña. Las hay de diferentes alturas y son una alternativa recomendada si se van a realizar muchas sentadillas, aunque no se deben usar para actividades con impacto (carreras, saltos, etc.).

Tanto si vas a iniciarte en el gimnasio, como si ya llevas un tiempo entrenando, cuidar tu calzado es fundamental. Debes elegir uno con el que te sientas cómodo, pero también que te aporte lo que hemos comentado en el artículo.