Una idea muy expandida entre los aficionados al gimnasio es la de que el músculo se debe dañar (o romper) para provocar su reparación y crecimiento.

Esta idea conduce, en primer lugar, a un entrenamiento excesivo, y en segundo lugar, a la percepción de las típicas agujetas como algo necesario, positivo e imprescindible para que la sesión haya sido de provecho.

¿Pero esto es así?

Si bien es cierto que durante unos años se ha considerado el daño muscular como uno de los factores que propician el crecimiento muscular, últimamente parece que esto no está tan claro.

De hecho, los últimos estudios muestran que es posible aumentar la síntesis de masa muscular sin provocar daño previamente. Más bien, no solo que es posible, si no que en algunos casos es incluso mejor evitar el daño.

¿Y cómo se explica esto?

Pues se explica porque son otros los factores predominantes en la síntesis de masa muscular.

El número uno es la tensión mecánica. La fuerza de la contracción muscular. Es lo que buscamos cuando usamos pesos mayores a los manejados en la sesión previa.

Por detrás y con un papel menor, está el estrés metabólico. Esto hace referencia a la acumulación de desechos metabólicos en el músculo, que se logra con un número de repeticiones elevado, con 12 por ejemplo.

Es decir, romper fibras no es el principal factor que provoca la creación de nuevo tejido muscular.

Además, el daño generado durante un entrenamiento puede hacer que la calidad de la sesión posterior disminuya. Seguro que alguna vez no has podido entrenar porque estabas hasta arriba de agujetas. Por hacer de más un día, haces menos en el cómputo de la semana.

Los mayores expertos en este campo concluyen que el foco del entrenamiento no debe ser provocar daño muscular, ya que de tener alguna relevancia para la hipertrofia, será mínimo.

Por tanto, elimina esa asociación de agujetas-buen entrenamiento. Lo que genera agujetas es aquello a lo que no estás acostumbrado, lo novedoso. Y no pienses que si al día siguiente no tienes agujetas tu sesión no valió para nada.